miércoles, 15 de mayo de 2013

EL BALDAQUINO DE SAN PEDRO


El Baldaquino de San Pedro, encargado a Bernini en 1624, representa este concepto de exaltación papal. Éste fue realizado por Bernini con su padre Pietro como primer oficial y con la colaboración de Borromini a partir de 1629, finalizándose en 1633. 

El papa deseaba que el nuevo altar estuviese cubierto por un enorme baldaquino de bronce con el emblema barberiano. Se apoya en cuatro gigantescas columnas salomónicas, que acaban en volutas y racimos naturalísticos. Se inspiraba en baldaquinos provisionales utilizados durante la cuaresma u otras fiestas, pero esta vez plasmado en bronce de forma permanente
Gian lorenzo bernini selfportrait.jpg






Esta obra realizada por Gianlorenzo Bernini en su taller,                                          
mide 28,5 metros de altura y se halla en la basílica
de San Pedro del Vaticano en Roma.

Al poco de llegar al papado el cardenal Maffeo Barberini con el nombre de Urbano VIII (1623-1644), encargó al que sería su artista preferido y protegido, Gianlorenzo Bernini (1598-1680), la realización de un gran mueble litúrgico sobre el lugar donde se halla la tumba de San Pedro, centro neurálgico y significativo de la basílica vaticana, bajo la gran cúpula que había levantado Miguel Ángel.

Esta es una estructura a medio camino entre la arquitectura y la escultura, utilizando columnas salomónicas por primera vez desde la Antigüedad, y tratando de crear un espacio más acorde al espectador. Así sirve de intermediario entre la escala colosal de la basílica y la humana del espectador, antropizando en espacio.

El uso del orden salomónico es un tanto arbitrario, usando en las columnas un canon similar al corintio y con un dado de entablamento sobre ellos, estando unidos estos por guardamalletas imitando decoración textil. El conjunto se halla coronado por cuatro cornapuntas, realizadas por Pietro y Borromini, del cual apreciamos un cierto influjo. Las columnas están decoradas por pámpanos de vid, referencia a la eucaristía, en los cuales liban abejas, en alusión al escudo de los Barberini.


Este escudo lo encontramos también en los relieves de los podios.

El baldaquino de Bernini, que gobierna el centro de la Basílica de San Pedro es una de las obras más representativas del Barroco. Las columnas salomónicas profusamente adornadas se fabricaron haciendo uso de los elementos de bronce del Panteón de Agripa. Esto era una práctica común en Roma. Tomar elementos "prestados" de otras obras de arte como mármol, metales, piedras preciosas, etc., para usarlo en otras.

Este baldaquino es quizás el mayor símbolo de riqueza y grandiosidad que posee la Basílica del Vaticano, fue ampliamente celebrado en su tiempo. Con la llegada del Neoclasicismo, también fue el símbolo de los "desordenados y excesivos" artistas barrocos.
El baldaquino es una especie de templete formado por cuatro columnas que sostienen una cúpula o dosel plano y destinado a cobijar el altar. 

    
Cúpula del baldaquino.       
     
      










 Parte interior de la cúpula.



VIDEOS SOBRE EL BALDAQUINO DE SAN PEDRO








Video sobre el badalquino.



El Barroco del Badalquino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario